« El tamal de mi esperanza | Inicio | Mérida y Bagdad »

1 de junio de 2008

Comentarios

Guillermo Zúñiga

Una parte que me llama poderosamente la atención de esta reflexión es la que se contiene en la frase "subsidiar el tanque lleno de una camioneta Hummer". Independientemente de que los destinatarios de los subsidios gubernamentales a los combustibles son usuarios de hummers, mercedez, "be-emes", y muy posiblemente no tengan tanta necesidad de este instrumento de redistrución de recursos, es interesante darnos cuenta como los avances tecnológicos en motores más eficientes no se aprovechan tanto en reducir emisiones, sino en permitir que se incremente el volumen y peso del vehículo de moda. Los incentivos fiscales que podemos ver en autos híbridos deberían acompañarse de una medida "espejo" que incremente las cargas fiscales a los dueños de esos vehículos que disfrutan (en total soledad) estacionar 2722 kgs. de metal todas las mañanas en periférico y viaducto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Acerca de
Juan E. Pardinas

mayo 2010

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

reforma.com

Google

  • Google

    WWW
    mensaje en la botella
Blog powered by Typepad